miércoles, 31 de enero de 2018

Ghee Casero


Prueba ha hacerlo, veras como te gusta...



Ingredientes para 500ml:

-750 gramos de mantequilla sin sal
- Una cazuela de fondo grueso
- Una cuchara de madera
- Un bote de cristal para el ghee
- Un colador fino
- Un trozo de tela o gasa de quesero de algodón


Ponemos la mantequilla en la cazuela a fuego medio. 

La mantequilla empezará a fundirse. Es importante no tapar la cazuela durante el proceso, ya que el contenido en agua de la mantequilla tiene que evaporarse.

Empezaremos a ver cómo los sólidos combinados con el agua van flotando hacia la superficie. Estos últimos forman una capa blanquecina y algo espumosa. Si queremos obtener mantequilla clarificada, en este momento debemos apagar el fuego y retirar esta capa, y luego filtrar la grasa usando el colador forrado con la tela. Dejamos que se enfríe antes de tapar el bote y conservamos la mantequilla clarificada en la nevera.

Si lo que quieres es obtener ghee, continuamos con el proceso. A fuego medio, dejamos que la mantequilla derretida comience a hervir. En ningún momento aumentes el fuego más allá de esta temperatura.

Mientras hierve la mantequilla y se evapora el agua, los sólidos lácteos comienzan a desintegrarse. Según se van separando volveremos a ver la grasa amarilla.

Ahora se formaran burbujas grandes y transparentes y hierve con bastante fuerza. 

Reducimos un poco el fuego, y a partir de este momento, removemos de vez en cuando para que los sólidos no se peguen al fondo ni a los bordes de la cazuela.

Según se sigue evaporando el agua, las burbujas se van haciendo cada vez más densas.

Ahora vemos como se ha ido formando una capa espumosa y cada vez más densa en toda la superficie. Debes bajar aún más la temperatura y dejar que hierva a fuego lento. A partir de este momento, los cambios son rápidos, así que hay que estar muy pendiente.

Apagamos el fuego, pero dejamos la cazuela en su sitio. El calor de la placa y el que retiene el fondo de la cazuela terminarán la cocción del ghee hasta que esté listo. En la superficie ahora tendremos una capa de espuma muy fina y los sólidos se han vuelto marrones y se han depositado en el fondo de la cazuela.

Cuando tenemos un líquido de color ámbar con un poco de espuma flotando por encima, es una señal de que casi hemos terminado. Tenemos mucho cuidado de que no se quemen los sólidos que están en el fondo. Si esto ocurriera, estropearía el aroma del ghee y toda la paciencia que hemps tenido hasta este momento no habría servido para nada. Dejamos que se enfríe un poco y filtramos el ghee usando el colador forrado con la tela. Dejamos que se enfríe por completo antes de tapar el bote. Si has hecho correctamente el proceso, puedes guardarlo sin problemas a temperatura ambiente. Al enfriarse, el ghee se volverá semisólido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario