sábado, 11 de julio de 2015

Cortes de Digestión. Cómo Evitarlos.

 
Cómo evitar los cortes de digestión en niños y adultos.

Los popularmente llamados Cortes de Digestión, en realidad se denominan Síncope o Hidrocución. La digestión en si no está directamente involucrada en éste síntoma pero sí la favorece. En definitiva la hidrocución es algo que ocurre de forma accidental y que podemos definir como la pérdida de conocimiento (o muerte en algunos casos graves) tras haberse sumergido en el agua y sin necesidad de que los pulmones entren en contacto con éste líquido.
 
La Hidrocución se debe a que tras sumergirnos en el agua fría, nuestro cuerpo reacciona bajando la frecuencia cardíaca y provoca una vasoconstricción elevada para asegurarse de que el cerebro recibe sangre preferentemente. Si la entrada en el agua es brusca y con unos factores precisos que ahora os contamos, esta reacción del cuerpo puede ser muy extrema y provocar la Hidrocución, cuyos síntomas son vómitos, nauseas, palidez, temblor, escalofríos, dificultad en la visión, zumbido de oídos y pérdida de la consciencia.
 
Tenemos en cuenta siempre que los niños son más sensibles a este síntoma, de manera que os explicamos los casos que favorecen la Hidrocución:
 
- La entrada brusca en el agua después de una elevada exposición al sol.
- La entrada brusca en el agua después de la práctica de ejercicio extremo, o la ingesta de agua muy fría tras terminar la práctica de éste tipo de deporte.
- La entrada en el agua tras una comida copiosa. Dado que en la digestión nuestro organismo concentra la mayoría de flujo sanguíneo en el aparato digestivo, favorecemos la Hidrocución si nos metemos en el agua inmediatamente después de comer.
- Falta de acostumbramiento al agua fría.
 
Dicho esto, os explicamos cómo evitarlo:
 
- Cuando entremos en el agua después de una exposición larga al sol, entraremos lentamente en ella, mojándonos poco a poco las extremidades, el cuello. Dejando que nuestro cuerpo se acostumbre gradualmente al cambio de temperatura.
- Después de una ingesta copiosa de alimentos, debemos esperar unas dos horas al menos antes de entrar en contacto con el agua y al hacerlo, lo haremos de forma gradual, como explicamos en el punto anterior.
- Debemos evitar la actividad física intensa antes de bañarnos y no ingerir bebidas muy frías inmediatamente después de hacerlo. Debemos esperar a que nuestra respiración se normalice, ver cuando empezamos a dejar de sudar y entonces meternos en el agua poco a poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario