jueves, 30 de abril de 2015

Melisa




Conocéis las infusiones de Melisa y lo que esta nos puede aportar?



La melisa o toronjil es una planta con usos medicinales para tratar distintas afecciones y dolencias. 

Ayuda a tratar los problemas de nervios como el estrés, nerviosismo, ansiedad, etc. Se sitúa entre las mejores infusiones para calmar la ansiedad ya que cuenta con  propiedades tranquilizantes que nos ayudarán a sosegarnos en las situaciones en que los nervios se desbordan y nos cuesta mantener la calma.

También puedes usar esta planta si sufres insomnio, ya que el toronjil o melisa cuenta con ligeras propiedades narcóticas y te ayudará a conciliar el sueño, aunque en caso de que estés tomando medicamentos somníferos, deberás consultarlo antes con tu médico.

En casos de indigestión o digestión pesada, la melisa es un buen remedio, ya que ayudará a eliminar los síntomas como náuseas y mareos y favorecerá la correcta digestión, ya que las propiedades sedantes y efecto antiespasmódico que podrá ayudar al correcto funcionamiento del tracto gastrointestinal.

Así mismo, las propiedades antiespasmódicas no solo serán beneficiosas para los órganos internos, sino que también se puede aprovechar para tratar dolores en los músculos. De este modo, actuará como tónico muscular para relajar el área en cuestión y evitar calambres y espasmos. Para este uso, puede añadirse una infusión de melisa al agua de baño.


La melisa o toronjil sirve también para fomentar la sudoración, hecho que puede resultar muy útil en tratamientos de afecciones febriles, como los resfriados y gripes. Asimismo, la ingesta de melisa puede disminuir ciertos dolores como el cervical, lumbar o menstrual.

En cuanto al uso externo de la melisa, también es posible utilizarla para la curación de heridas superficiales por ser cicatrizante, así como también para aliviar picaduras de insectos, aplicando directamente el jugo del toronjil sobre el área afectada.

A pesar de ello, cabe destacar que la melisa también cuenta con algunas contraindicaciones, como podría ser en personas que están siendo medicadas con fármacos sedantes. Tampoco se recomienda su consumo a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, ya que puede estimular el útero y provocar abortos o pasar a la leche materna.


No hay comentarios:

Publicar un comentario