viernes, 8 de marzo de 2013

Morteruelo

Este plato típico castellano-manchego ya cuenta con referencias documentadas de su elaboración que datan del Siglo XI. Es fácil de hacer pero os llevará algo de tiempo porque hay que trabajarlo.

Ingredientes (8-10 raciones):
- 1/2Kg hígado de cerdo.
- 3 huesos de cocido (corbet, rodilla, etc)
- 1 caparazón de pollo.
- 1 hueso de jamón.
- 1 cuarto de conejo (trasero o delantero)
- 1 cuarto de gallina (trasero)
- 1/2Kg de panceta de cerdo.
- 1 pan de 1/2kg de hace tres días.
- Pimentón dulce, clavo en polvo y canela.

En una olla expres ponemos todos los huesos, el caparazón de pollo, el hígado de cerdo, el conejo y la gallina. Cubrimos con agua y tapamos. Si la olla expres es normal hay que dejarlo media hora cuando se le ponga el pitorro. Si es olla rápida será la mitad de tiempo.
Mientras tanto cortamos la panceta en trozos y lo freímos en una sartén con un poco de aceite y sal hasta que queden doraditos y crujientes. Los apartamos y dejamos el aceite resultante en la sartén.También cortamos el pan en rodajas finitas y lo apartamos.
Cuando la olla expres haya terminado apartamos los huesos y desmenuzamos la carne del conejo y la gallina hasta que quede en hilitos y el hígado de cerdo lo pasamos por la batidora hasta que quede una pasta. Colamos el caldo que nos ha quedado, lo corregimos de sal y lo ponemos en una jarra.
En la sartén con el aceite de freir la panceta echamos el pan y lo freímos poco a poco. Cuando esté añadimos el una cucharada sopera de pimentón dulce, una cucharada pequeña de clavo en polvo y otra igual de canela, y el hígado. Removemos todo bien y vamos echando caldo poco a poco sin parar de remover hasta que se vaya haciendo una pasta. Después añadimos la carne que tenemos desmenuzada en hilitos y seguimos removiendo todo añadiendo poco a poco el caldo, gradualmente y sin dejar de remover. Si termináramos el caldo y la consistencia de la pasta todavía fuera un poco seca o demasiado espesa, se le puede añadir agua.

Cuando veáis que el aceite sube a la superficie del morteruelo, tal y como se muestra en la foto, podréis dejar de remover porque eso significa que ya está listo.

Como salen bastantes raciones, podéis congelar lo que os sobre con toda tranquilidad. Lo único a tener en cuenta es que cuando lo descongeléis para consumirlo, tendréis que ponerlo en una sartén, añadir un chorrito de agua y removerlo hasta que se caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario